Puedo recordar muchos momentos de mi niñez y adolescencia gracias a la visión de instantáneas tomadas con una cámara fotográfica (de los pocos artilugios capaces de detener un instante y atraparlo en el tiempo).

Se puede decir que soy un apasionado de este arte y un enamorado de mi tierra, dos ingredientes que trato de aunar a través del visor de una cámara de fotos, sin más pretensión que la de mostrar mi mirada desde el respeto (y a veces desde el cariño) de todo cuanto retrato, con la única preocupación de dar con el instante justo a la hora de levantar la cortinilla que deja pasar la luz a su interior...

Fotografía de Jesús J. Mazo